Entre cuentito y poemita.

7 Oct

Érase una tilde

que quiso ser coma.

Saltó de la “o”

sin ganas de broma.

Fue tan duro el golpe

y tan definitivo

que se hizo pequeños

puntos suspensivos.

Y no estuvo mal,

pues pudo haber sido

su punto y final.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: